Novedades

Akhal Teke








Orígenes



Akhal Teke es una antigua raza descendiente de uno de los cuatro tipos de caballos que atravesaron Estrecho de Bering de las Américas en los tiempos prehistóricos. Hará unos 10.000 años desde que Asia comenzara a desertificarse, y los caballos se adaptaron a esta escasez de alimento, concediendo más oportunidades de sobrevivir a los caballos que poseían un esqueleto más ligero y un cuerpo grácil, menos necesitado de alimento y agua. Con un cuello largo para ver a distancia en las llanuras abiertas, orejas, ollares y ojos amplios para mantenerse alerta ante los depredadores.


Fotografía perteneciente a
kalipedia


Arqueólogos rusos han encontrado restos de guerreros Turcomanos y sus caballos casi perfectamente conservados, al encontrarse congelados, en tumbas en las Montañas Altay. Estos restos muestran que ya en el 500 aC los nómadas tenían caballos altos, enjutos y rápidos, similares en todos los aspectos al que más tarde fue Akhal Teke.

Varios indícios de carácter histórico, han confirmado que Bucéfalo, el caballo negro de Alejandro Magno, tenía sangre de los primeros Akhal Teke y de los primeros caballos Árabes, ya que el caballo de Tessalia por aquel entonces, el originario Aravania, poseía sangre de caballos orientales procedentes de Persia, principalmente el caballo árabe criado en Persia, más esbelto y expresivo que el criado en Arabia, y los nativos caballos turcos. Ésto explica el carácter susceptible y el veloz galope que poseía, según se deduce de los escritos de aquellos que presenciaron el comportamiento del espléndido animal. Plutarco nos habló sobre Bucéfalo en el texto del Pseudo-Calístenes:

"Trajo un tesalino llamado Filónico el caballo Bucéfalo para venderlo a Filipo en trece talentos, y habiendo bajado a un descampado para probarlo, pareció áspero y enteramente indómito, sin admitir jinete ni sufrir la voz de ninguno de los que acompañaban a Filipo, sino que a todos se le ponía de manos....".



Muchas leyendas como ésta rodearon a este histórico caballo, y todas coinciden en la agresividad, el nervio, la velocidad y la lealtad de Bucéfalo hacia su dueño. Muy lejos queda la apariencia de caballo robusto, grande y templado, de largas crines, cola espesa y aspecto imponente que han querido darle en films bastante recientes.

En Turquía, el caballo Akhal Teke, es un símbolo divino y es conocido en la historia turca como “El caballo dorado”.


Fotografía perteneciente a
dan65


Se originó como raza en el Sur Turmenistán y al igual que el caballo árabe, se desarrolló entre tribus nómadas. Los primeros caballos tipo Akhal Teke fueron traídos por la tribu Escita, que emigraron de Asia central hasta el sur de Rusia entre los siglos XVII Y XVIII a.C. Los escitas fueron los primeros en dominar el arte de la equitación, y cobraron fama de ser buenos guerreros y expertos jinetes.


Fotografía perteneciente a
Steppe History Forum


Esta tribu fundó finalmente un poderoso imperio antes de sucumbir a los Sármatas en el siglo IV a.C. En el siglo III a. C. los sármatas avanzaron desde el Cáucaso invadiendo gran parte del territorio que hasta entonces ocupaban los escitas. En el siglo II a. C. se encuentra a los sármatas fuertemente instalados en las estepas que rodean al Mar Negro, principalmente en territorios que actualmente corresponden a Ucrania y Polonia, de ahí que en geografía se conozca a las llanuras de Europa Oriental al Este de los Cárpatos como la Llanura Sarmática, luego alcanzaron su máxima expansión hacia el siglo I a. C. Los caballos de los Escitas pasaron a manos de los Sármatas, ya mostrando una morfología ligera y una capa brillante.


Fotografía perteneciente a
impearls


Fue montura de guerreros, lo que le hizo formar parte de sus vidas con una importancia mucho mayor que cualquier otro animal, pues no sólo les servía de vehículo para el transporte de sus enseres, era compañero de guerra en las batallas y en las largas jornadas a través de áreas desérticas y áridas.

Sármata

Fotografía perteneciente a
dkimages


Entre los años 600-700 a.C, las relaciones entre las tribus árabes y las turcas se fueron diluyendo hasta terminar por completo. Más tarde tras la conquista rusa, los cosacos transeuropeos reconocieron las cualidades especiales del jinete turcomano y sus caballos. Buscaron la tribu con más fama y encontraron los mejores jinetes entre la tribu de los Teké, la mayor tribu turcomana, establecida en el área del oasis de Akhal, cerca de la actual Ashgabat. Los rusos crearon la primera yeguada en 1897, y en ese momento se registró Akhal Teke como raza.


Fotografía perteneciente a
golden-horses.net




El Turcomano y su Akhal Teke



El Akhal Teke es un caballo bello, extremadamente grácil, resistente y muy veloz. Se ha criado buscando un caballo que ennoblezca al jinete que lo monte, con hueso para galopar en las arenas, gran velocidad y tenacidad, con un color de pelo que refleje el sol y lo haga relucir bajo los adornos de piedras preciosas que portan en sus cuellos.

Kala Kush

Fotografía perteneciente a
teke.ca


El turcomano cubre su precioso corcel con una manta de fieltro, que lo protege de los aulladores vientos del invierno y de las irritantes moscas del verano. En el dorso la silla rígida, un almohadón en el asiento y una cubierta de seda, a continuación, cubre el cuello de su caballo con collares tachonados con rubíes y turquesas, piedras que se creía protegerían al jinete de los malos espíritus del gran desierto de Kara Kum.


Fotografía perteneciente a
horsescenemagazine


La belleza y agilidad de esta raza la convirtió en una montura codiciada por otros pueblos orientales, pero los turcos se negaron a comercializar con sus magníficos caballos, manteniendo su pureza. Una de las claves que dio lugar al desarrollo de la resistencia del Akhal-Teke es la dieta que se le procuró, escasa, pero con un alto contenido de proteínas, y con frecuencia incluyendo en ella manteca de cordero y huevos, mezclados con cebada, y durante las travesías se les suministra trozos de un tipo bollo de pasta, el "quantlame". En muy pocas ocasiones Akhal Teke puede alimentarse de alfalfa. Un proverbio turcomano dice: "Para convertir un potro en un caballo, el propietario acaba como un perro". Ya que el propietario que quiere obtener de un potrillo un buen caballo, debe hacer grandes sacrificios y esfuerzos.


Fotografía perteneciente a
mayfieldmagic


Armado con su cuchillo, el turcomano raspa el pelo del caballo en la dirección de su crecimiento siguiendo sus formas, de adelante hacia atrás y, a continuación, lo abrillanta con la manga de su túnica o con un pedazo de tela de fieltro. El potro está cubierto día y noche con piezas de fieltro, cuyo número aumenta con su edad. Dos o tres mantas se sitúan sobre el área donde reposa la silla de montar, cubre la cruz de los caballos adultos, que por lo general muestran las cicatrices de antiguas heridas por el roce de la montura y las quemaduras del sol, y el aire y la luz son perjudiciales para esta zona tan delicada. Esto resulta tan importante en la cultura turcomana que cuando una mujer se casa, ella trae una dote de una serie de mantas hechas por ella misma, las más hermosas están bordadas con magestuosos motivos. Entre ellas, a de haber mantas para cubrir la montura y el caballo de su marido.


Fotografía perteneciente a
dondeviajar



Fotografía perteneciente a
FAO


Cuando el caballo es desensillado, si no muestra sudor y no precisa secarse ni revolcarse en la arena, se les deja puestas las mantas y se añaden más hasta cubrir prácticamente todo el cuerpo: la primera manta sobre la cruz, la segunda desde el vientre hasta debajo de los riñones y las restantes, sobre el cuello y el lomo. Así cubierto, se ajustan las mantas con guitas o cordones, y con una larga cuerda o cadena, se le mantiene cerca de la entrada de la vivienda de su dueño. Por el continuo roce de las mantas sobre el cuello, la melena crece poco, o nada, y si aparece se suele cortar. Se deja sólo el copete y la cola, que a veces se muestra larga, pero nunca espesa.


Fotografía perteneciente a
advantour


Los videos que aparecen a continuación, pertenecen a un documental muy antiguo sobre la verdadera vida de los turcomanos y su relación con los Akhal Tekes, lamentablemente no lleva audio en las secuencias pero visualmente es muy ilustrador y enriquecedor.






El bocado turcomano es único, al igual que la montura y los adornos que forman parte de la identidad cultural turcomana. Tradicionalmente no se usan espuelas con el Akhal Teke, no las precisa normalmente por su carácter impetuoso, los jinetes que actualmente las emplean las han tomado prestadas de la cultura anglosajona, del mismo modo tampoco se emplea la fusta, los turcomanos más tradicionales consideran que los jinetes que necesitan emplear estos útiles de castigo montan caballos de "poca sangre", tradicionalmente sólo se usa un pequeño látigo que tiene una función meramente decorativa y como mucho acústica al golpear sobre la montura, la manta o en el aire.


Fotografía perteneciente a
redbubble


El turcomano cabalga con las riendas sueltas, dejando mucha libertad a su caballo que con su elegante cabeza otea el horizonte y elige su camino con notable instinto a través de las escarpadas montañas, el turcomano sólo indica la dirección en ocasiones, por lo demás deja al caballo orientarse, pues nadie mejor que él sabe moverse por esas tierras sin sufrir tropiezo alguno. El jinete se sienta en la silla con estribos cortos pues ante el veloz galope de su caballo ha de elevarse sobre la montura e inclinarse hacia adelante para equilibrarse y permitir la libre acción a su caballo. Suele emplear dos aires, el galope, y un trote suave pero rápido, y así hace sus largos viajes de ocho días o más, a una media de unos 200 kilómetros al día, permaneciendo en la silla durante 20 horas.


Fotografía perteneciente a
redbubble



Fotografía perteneciente a
scuderiaselva




El Akhal Teke, el caballo más veloz



Ya en 1820 el embajador ruso Nicolaus de Murawiew escribió sobre la resistencia de esta raza en su libro Viaje a través de Turkmenistán y China:

"Difícilmente puede nadie imaginar lo que estos caballos son capaces de soportar, pueden recorrer durante 8 días alrededor de 143 millas (lo que correspondería a 1061 km), atravesándo agua y estepas, con sólo una pequeña cantidad de mijo para comer en 4 ocasiones. Sin ni una sola oportunidad de parar a beber".


Fotografía perteneciente a animal-photography


Una de las más detalladas descripciones que se tuvieron en el siglo XIX del caballo Akhal Teke en su hábitat originario data de 1882, en las memorias de Henri Moser, un ciudadano suizo que vivía en San Petersburgo. Visitó Asia central en varias ocasiones y quedó impresionado por los caballos que allí vio:

"Los caballos de los turcomanos han adquirido la más alta reputación, incluso más allá de las fronteras de Asia Central. Ya en la época de Alejandro Magno los caballos de Sogdiana eran famosos. Marco Polo decía que sus cascos eran tan duros que no necesitaban herraduras".

Con respecto a ésto, es importante hacer hincapie en la importancia que tuvieron los caballos de los sogdianos, que añadieron su legado al Akhal Teke cuando la mayoría de los sogdianos se fueron uniendo de forma gradual con otros grupos entre ellos los turcos o los persas del imperio Aqueménida.

Las capacidades que desarrolló el Akhal Teke hizo de él una montura excepcional en las guerras, ya que no precisaba parar en jornadas largas para alimentarse o beber, portando el peso de su jinete y de las provisiones de éste. Y su resistencia y velocidad en batalla se describió como “increíble”. Algunos escritos lo definen como “el caballo que posee las mismas capacidades de un galgo”. Según la opinión, algo más romántica, de Irina Khienkina, el caballo Akhal Teke es "…una fusión entre serpiente, guepardo y águila".


Fotografía perteneciente a
animal-photography



Fotografía perteneciente a
kerri-jo




La expansión del Akhal Teke



A mediados del 1300, Amir Timur, el líder militar y político turco-mongol, conocido como el último de los grandes conquistadores nómadas del Asia Central, quiso mejorar la raza agregando sangre árabe por lo que distribuyó 5.000 yeguas Pura Raza Árabe nacidas en Arabia a los turcomanos para que criaran caballos para la guerra. Más adelante, Nasir al-Din Muhammad les cedió 500 yeguas más.

Amir Timur

Fotografía perteneciente a
animal-photography


Pero a pesar de esta potente inyección de sangre árabe, el Akhal Teke mantuvo su aspecto, aunque mejoró en temperamento y las capas de pelo se diversificaron más apareciendo un mayor número de caballos tordos. Algunos ejemplares de líneas genéticas concretas presentan un perfil ligeramente concavo de herencia claramente árabe, pero en general mantuvo su morfología casi intacta.



En 1917, casi todas las familia de turcomanos poseían al menos uno o dos caballos Akhal Teke. No existen yeguadas turcomanas de cría de caballos entre los Tekes, el caballo se cría entre las chozas, y sólo las yeguas se unen en manadas que los pastores guían a los pastos, son muy poco montadas, sólo para trayectos de corta distancia. El semental, se cría y se mantiene entre las viviendas de la tribu, es noble para su jinete, y muy inteligente.


Fotografía perteneciente a
animal-photography


Sin embargo, con el bolchevismo, los caballos debían pasar a ser propiedad del Estado. En lugar de renunciar a sus amados caballos muchas tribus huyeron a Persia y Afganistán. Más tarde se decretó que los caballos del Estado se sacrificarían para alimentación, y ante esto, sus propietarios los liberaron en su hábitat natural, evitando así lo que habría sido la aniquilación de la raza Akhal Teke dentro de las fronteras de Turkmenistán.



En el verano de 1935, quince Akhal Tekes recorrieron 3.000 kilómetros, desde Moscú a Ashgabat, guiados por sus jinetes, un grupo de turcomanos que tomó la audaz iniciativa. Tardaron 84 días, el trayecto incluía 1.000 km de puro desierto, gran parte de él tuvieron que cruzarlo sin poder darle de beber a los caballos. El objetivo de esta hazaña era demostrar a Joseph Stalin, la formidable capacidad de sus caballos con la esperanza de que concediera el permiso para su cría. Fue un éxito y los Akhal Tekes volvieron a criarse como antaño.

La fama dAkhal Teke en Rusia fue tal que al final de la Segunda Guerra Mundial, el mariscal soviético Georgy Zhukov montó un semental blanco de Akhal Teke en el desfile de la victoria en Moscú.


Fotografía perteneciente a
commons.wikimedia


De nuevo, la raza se vió en graves problemas cuando los dirigentes soviéticos ofrecían Akhal Tekes como regalos diplomáticos, incluso los vendieron por miles de dólares a los compradores internacionales en las subastas de caballos de Moscú. La población de Akhal Tekes disminuyó drásticamente. Lo peor sucedió en la década de 1950, cuando los soviéticos trajeron tractores a las tierras de cultivo y muchos Akhal Tekes de menor valor empleados para trabajos agrícolas fueron enviados al matadero, la raza se encontró entonces en peligro de extinción. Al final de la era soviética, había menos de 1.000 Akhal Tekes puros en toda Turkmenistán.

Tras lograr la independencia en 1991, el gobierno de Turkmenistán consideró la cría del caballo nacional como un arte y este fue el impulso definitivo en la recuperación de la raza. Es por ello que Akhal Teke fue declarado "un tesoro nacional" y su imagen aparece en el escudo de Turkmenistán e impreso en billetes.


Fotografía perteneciente a
wikipedia



Fotografía perteneciente a
AES


Rashid Meredov, el primer ministro de Turmenistán, impuso restricciones a las exportaciones de Akhal Tekes para apoyar al futuro de la raza, declaró: "A partir de ahora, sólo dos sementales y de 10 años de edad pueden salir del país", y añade: "Todos los extranjeros interesados en comprar una Akhal Teke en Turkmenistán deben enviarnos un representante para negociarlo".





El Akhal Teke, magnífico caballo de carreras



Su velocidad ha sido muy valorada sobre todo en Rusia, donde se han llegado a organizar carreras de resistencia de 500km y donde los caballos Akhal Teke llegaron siempre en los primeros puestos.


Fotografía perteneciente a
my.opera.com


En el video que se muestra a continuación, bastante antiguo, se muestran las carreras de larga distancia de Akhal Tekes, aunque lamentablemente no posee audio, es espectacular ver el galope de estos caballos.



Estudios estadísticos sobre la velocidad y resistencia de la raza, han determinado que Akhal Teke es capaz de cubrir una distancia de 6 km en 8 minutos y 57 segundos, y 50km en 1 hora, 43 minutos y 6 segundos.


Fotografía perteneciente a
my.opera.com


Aún se siguen celebrando carreras de larga distancia con Akhal Tekes como una tradición más. En estas carreras no sólo compiten caballos nacionales, también pueden acceder ejemplares a nivel internacional normalmente de razas orientales, principalmente árabes por ser una raza muy resistente y adaptada a las inclemencias de los desiertos. Pero todavía no han ganado caballos de otras razas en estas carreras dominadas por los Akhal Tekes.


Fotografía perteneciente a
animal-photography


Actualmente se puede decir que las zonas de cría más importantes son: Turkmenistán, Uzbekistán, Kazajstán, y el Caúcaso. Aunque hay criadores en Alemania y en los Estados Unidos, así como en Australia y algunas zonas de Europa. En Caúcaso es habitual criarlos en manadas junto a otra raza muy importante en esta zona, Tersk.


Fotografía perteneciente a
animal-photography


Entre los Akhal Tekes a destacar podemos nombrar a Absent, ganador del Prix de Doma en las Olimpiadas de 1960 en Roma. En 1968 fue nombrado el "Mejor caballo de Deporte del Mundo."

Abscent

Fotografía perteneciente a
axwoodfarm



Fotografía perteneciente a
ecmagazine


En el siguiente video, muy antiguo, se puede disfrutar de distintas secuencias de un cortometraje sobre la vida de este semental y sus orígenes. Lamentablemente no lleva audio, pero puede verse la acción de este magnífico semental y algunos de sus congéneres.



Dancing Brave, ganador de la Carrera del Arco de Triunfo de 1986, en Derby de Shahrastani en 1986, en Derby de Guinea en 1986, y fue campeón de varias carreras celebradas en Inglaterra y Francia con 3 años de edad. Tiene el récord del precio más alto jamás pagado por un caballo, unos 50 millones de dólares. Dejó multitud de descendientes, aún hoy corriendo en carreras y cosechando éxitos. Lamentablemente este excelente caballo de carreras murió de un infarto el 2 de Agosto de 1999, en Japón.

Dancing Brave



Fotografía perteneciente a
thejoyofhorses


Melekush, nació en 1985 en una yeguada de Komsomol, Turkmenistán y fue importado en vientre desde Rusia. Corrió en Ashkhabad y Kiev con 2-3 años, de 11 carreras fue el primero en 2 de ellas, el segundo en una y dos veces tercero. Su mejor tiempo en 1.000 m fue 1 minuto y 10 segundos . No se resintió en ningún momento y no le frenó ni una cojera. Fue utilizado como semental en “Akhalt-service” desde 1991. Murió en 1997.

Melekush
Melekush
Fotografía perteneciente a
teke.ca


Melekush
Fotografía perteneciente a
teke.ca


Destacan sus hijos Aksum, Zakhmet, Palmar y Metman, y sus 8 hijas, todos grandes caballos de deporte y carreras.

Aksum
Aksum
Fotografía perteneciente a
achalteke
Zakhmet
Zakhmet
Fotografía perteneciente a
mayfieldmagic
 
Palmar
Palmar
Fotografía perteneciente a
akhalt-service
Metman
Metman
Fotografía perteneciente a
akhalt-service


El Akhal Teke suele cruzarse con Pura Sangre Ingleses para obtener más rendimiento en las carreras, esta cría tiene su máxima representación en Rusia. Y sólo se admite en ellas a caballos que posean como máximo un 12% de sangre inglesa. Sin embargo, un caballo cruzado siempre muestra más debilidades en carreras a larga distancia, pues los dotes de resistencia que posee la sangre pura se debilitan en el cruzamiento con razas de caballos menos capacitadas. Este cruce sin duda diluye las características esenciales que dan su identidad a la raza.

También se da el cruce con caballos Árabes, dando como resultado un caballo resistente y potente, con cuartos traseros más consistentes y algo más compactos. Son buenos caballos para carreras a larga distancia sin embargo, la velocidad que alcanza Akhal Teke es difícilmente superada por un caballo Árabe.

Aunque se sigue haciendo un gran esfuerzo por garantizar una cría pura de Akhal Tekes para carreras a largas distancias, aumenta la tendencia de cría para exhibición, donde lo que se busca es la capa más singular y el porte más estilizado y bello, así como la mejora de las capacidades para la práctica de doma clásica.



Características Físicas del Akhal Teke




Fotografía perteneciente a
akhalt-service


Hay que decir, que fisonómicamente, el Akhal Teke tiene ciertas similitudes con el Pura Raza Árabe tipo Munaghi, y con los primeros caballos Pura Sangre Ingleses en muchas características físicas, y no es para menos puesto que el Akhal Teke, junto al Pura Raza Árabe, fue uno de los pilares del surgir de la raza inglesa más importante. En la sangre de todos los Pura Sangre Ingleses corre el legado de Byerly Turk, Godolphin Arabian y Darley Arabian, dos Akhal Teke y un Pura Raza Árabe, los tres sementales fundadores, aunque aún es discutible si los tres sementales eran Akhal Tekes, ya que en las pinturas que se realizaron en homenaje a los mismos es fácil percibir antes la raza Akhal Teke que la Pura Raza Árabe es por ello que actualemente se están realizando estudios de ADN para confirmar el origen real de estos caballos. Se considera que Darley Arabian es de raza Árabe. Algunas de las yeguas de cría de los establos reales de Carlos II, donde surgió el Pura Sangre Inglés, fueron yeguas de turcomanos.

Byerly Turk
Byerly Turk
Godolphin Arabian
Godolphin Arabian
Darley Arabian
Darley Arabian



Cabeza

Fina y compacta, carrillos secos y amplios, perfil preferentemente recto, aunque según la línea genética algunos ejemplares presentan el perfil ligeramente concavo o ligeramente convexo. Los ollares son amplios y delicados.


Fotografía perteneciente a
walkingwithcelebi



Ojos

Grandes y expresivos, muy despiertos y atentos a cualquier movimiento. Los Akhal Tekes que presenta los ojos ligeramente almendrados o rasgados, con un tono miel, se les llama Ojos de Tigre y son los más deseados.


Fotografía perteneciente a
40426604@N00



Cuello

El cuello se une a la cabeza formando un ángulo de 45º. Largo y delgado, le da un aire orgulloso y altivo. Se inserta muy alto en el pecho y casi vertical en relación al cuerpo. La longitud del cuello y el ángulo que forma en la unión con la cabeza, hace que a menudo, la línea de la boca esté más elevada que la cruz. No posee prácticamente grasa lo que le da un aspecto muy delicado y frágil, de hecho los turcomanos tienen mucho respeto por el cuello de los Akhal Tekes, pues puede romperse si el caballo realiza movimientos violentos bien en peleas, en el trato con el dogal o caídas durante travesías. Presenta a menudo “cuello invertido”.


Fotografía perteneciente a
dan65



Cuartos delanteros

Largos, delgados, de hombros diagonalmente inclinados con una cruz muy pronunciada que da al caballo una falsa apariencia de gran alzada. El pecho es estrecho por lo que los antebrazos quedan bastante juntos.


Fotografía perteneciente a
akhalteke



Cuartos traseros

Firmes, de nalgas finas y musculatura resistente y muy potente, con cañas largas, muy adaptados al galope sostenido durante largas jornadas, por lo que se observan estrechos y delgados. La grupa se muestra elevada e inclinada a ambos lados de la cadera, es decir, presenta lo que se llama "grupa de mulo". Los flancos son muy elevados, el vientre en consecuencia también lo que aumenta esa similitud con los galgos.


Fotografía perteneciente a
vankasteren



Cañas, Rodillas, Corvejones y Pies

Muy fuertes y resistentes, a pesar de la apariencia delicada y frágil que pueda mostrar Akhal Teke, sus articulaciones están adaptadas a terrenos arenosos y al terreno duro de las cordilleras de su entorno. Las cañas son largas y de buen hueso, falciformes. Los corvejones se muestran a veces muy juntos y los tarsos lejos del suelo. El pie es pequeño aunque de forma regular, con talones demasiado bajos. La cuartilla es única en esta raza, muy adaptada a las travesías por las arenas del desierto.


Fotografía perteneciente a
dan65



Piel y Capas

La piel es extremadamente fina por lo que facilmente se perciben las venas y los capilares más superficiales. Respecto al pelo predomina el buckskin dorado, seguido por el alazán y el castaño con brillo cobrizo, el albino y cremello que presentan reflejos plateados y nacarados, los caballos de capas oscuras como el negro o castaño oscuro muestran menos iridiscencia en el pelo sin embargo son muy brillantes, los tordos no presentan el pelo iridiscente por lo general aunque a veces puede suceder cuando el caballo ya se encuentra en fase blanca. En general puede presentar cualquier capa sólida, nunca la capa pinta o appaloosa, siendo muy deseados los palominos que llegan a semejar a un caballo bañado en oro.

Castaño

Fotografía perteneciente a
avatstud
Cremello

Fotografía perteneciente a
theequinest
Blanco

Fotografía perteneciente a
teke.ca
Buckskin dorado

Fotografía perteneciente a
theequinest
Castaño claro dorado

Fotografía perteneciente a
theequinest
Alazán dorado

Fotografía perteneciente a
horseartcollection
Tordo

Fotografía perteneciente a
maakcenter
Palomino

Fotografía perteneciente a
equines4us



Las crines y la cola

Sedosas aunque muy escasas, en ocasiones las crines son prácticamente inexistentes.


Fotografía perteneciente a
photo.net



Comportamiento y Acción

Su acción es grácil, suave y rápida, con movimientos poderosos en el galope. A pesar de presentar una morfología dura y delgada, resultan cómodos de montar por sus movimientos elásticos y flexibles sobre todo tipo de suelos.


Fotografía perteneciente a
autmnthoughts



Salud

Es un caballo adaptado al calor de los desiertos y al frío de las estepas. Muy resistente ante enfermedades.


Alzada

La media es de 154 cm de alzada aunque se han visto ejemplares de hasta 170 cm.


Temperamento

De carácter sumamente alterable, en ocasiones intratable, son caballos muy sensibles y de reacciones rápidas, a veces explosivas. Los criadores turcos, comprenden a sus Akhal Tekes y sacan de ellos el mejor temperamento, lealtad y afecto, voluntad y valentía. Según la doma tradicional turcomana, el caballo jamás es golpeado, debe tratarse con tranquilidad, paciencia y mucho afecto, de este modo su carácter se hace muy suave con los seres humanos, aunque el semental siempre será feroz con otros sementales, cuando un semental logra soltarse se mete en terribles peleas, y resulta extremadamente peligroso para cualquiera que esté cerca. Es inútil tratar de separarlos si su dueño no está presente, pero cuando su dueño aparece, basta "una simple voz" en tono apaciguador, para traer de nuevo a su corcel a la calma. El Akhal Teke respeta a su dueño y éste sabe que cualquier manejo inadecuado y agresivo sobre la cabezada puede romperle el cuello al caballo que en un momento de tanta tensión tiende a resistirse a la mano.



Videos de la Raza











FUENTES CONSULTADAS

http://www.teke.ca
http://www.turanianhorse.org/soviet.html
http://www.saudiaramcoworld.com/issue/199703/the.golden.horses.of.turkmenistan.htm
Guía Completa de Razas de Caballos, Andrea Fitzpatrick, Editorial Lisma S.L., 2008.
El Gran Libro del Caballo, Elwyn Hartley Edwards, Editorial EL PAIS/AGUILAR, 1998.


BUZÓN DE SUGERENCIAS


Si tienes alguna duda acerca de la información que se recoge en este artículo o quieres aportar algo, puedes hacerlo a traves del Buzón de Sugerencias.

Recuerda incluir tu email completo si deseas recibir respuesta. Gracias por colaborar conmigo.


Tu Nombre

Tu Email

Asunto

Mensaje

Imagen de Verificación
captcha
Por favor, inserta los caracteres que aparecen en la imagen:
[ ACTUALIZAR IMAGEN ]







Galeón Models Designed by Templateism | MyBloggerLab Copyright © 2017

Con la tecnología de Blogger.